Por qué estos son los films que más me gustan

Estoy seguro de que quienes somos aficionados al cine tendemos casi siempre a crear, aunque sea mentalmente, una lista de películas que nos interesan más que el resto. Por este motivo, hoy presento el ranking de las cintas que más recomiendo, con una breve explicación de por qué lo son y por qué cada una se encuentra en el puesto en el que está.

Los que aún no hayáis visto alguno de estos films (¡¿a qué esperáis?!) no tenéis que preocuparos: ¡este artículo no contiene spoilers sobre ninguno de ellos!

10. Pulp Fiction (1994)

Abrimos este top con lo que es considerado un clásico dentro de la filmografía de Quentin Tarantino. Una combinación única de violencia gangster, humor negro descarnado, sexo, drogas y referencias a la cultura popular que engancha al espectador, a veces confundido pero en todo momento fascinado, de principio a fin. El rigor cinematográfico y el caos presentado por la historia se fusionan para generar una experiencia con una intensidad inigualable y adictiva.

9. Mad Max: Furia en la carretera (2015)

Una obra que logra, 30 años después de su predecesora, Mad Max: más allá de la cúpula del trueno, actualizar de forma sublime el mundo distópico y post-apocalíptico presentado por las tres entregas anteriores de la saga, gracias a unos efectos especiales de primera calidad. Tanto estos como el excepcional montaje de cámaras permiten unas secuencias de acción muy difíciles de replicar y que quitan el aliento a quien las ve desde el primer segundo. A esto se suma la brillantez de la actuación y la dirección.

8. El Exorcista (1973)

Revolucionó el cine de terror y ha dejado una huella indeleble en la cultura popular. El motivo es obvio: la horrorosa historia que narra y el excepcionalmente bien ejecutado modo en el que lo cuenta, con una intensidad que deja al espectador con una tensión constante y unos actores más que convincentes, destacando Ellen Burstyn, el legendario Max von Sydow y Lee J. Cobb.

7. Qué bello es vivir (1946)

Se ha criticado esta cinta como excesivamente alegre, optimista y simplona, pero yo creo, por un lado, que el espectador puede comprobar eso fácilmente y aceptarlo, tratándose de una obra de ficción; y que, por otro, este tono tan positivo como poco realista de hecho ayuda a transmitir el mensaje del film: cualquier ser humano es importante y capaz de buenas obras, y si has sido buena persona, por muy duros que sean los tiempos que estás viviendo, es muy probable que recibas de los demás la misma bondad que tú has dado.

Otros han denunciado el film como una crítica a las clases altas al presentarlas como inherentemente malvadas, lo que quedaría reflejado en el antagonista. Yo no lo veo así; más bien lo considero una forma de mostrar que la riqueza material no necesariamente te hace feliz ni una buena persona.

En suma, por su encanto natural y su moraleja tan constructiva, Qué bello es vivir es una película que no podía faltar en este top.

6. Parque Jurásico (1993)

A muchos este escaño os tomará por sorpresa: se trata de una cinta que, probablemente, la mayoría no pondría en un ranking de películas preferidas, y mucho menos en una posición tan alta. Son famosos sus errores de grabación: en algunas versiones se pueden ver aspersores, focos, alfombras, micrófonos, personas y herramientas sosteniendo piezas de animatrónica, entre otros. Otros han criticado la manera poco científica en la que traen a los dinosaurios de vuelta a la vida, además de que estos animales no son representados al 100% con el aspecto físico que tenían en realidad.

Admito que seguramente, desde un punto de vista objetivo y técnico, los puestos anteriores de este top sean películas mejores y con menos errores, pero aun y todo prefiero Parque Jurásico. Para ser honesto, los fallos de cámara no me molestan. Se trata de algo común en el mundo de cine, y esta película simplemente tiene la mala suerte de contar con más de ellos de lo habitual.

También puedo ignorar que el modo en que resucitan las criaturas prehistóricas no sea realista o que su diseño sea poco creíble. Acepto sin problemas que, en el universo en el que esta ambientada la peli, la genética pueda funcionar de manera distinta. Un poco de imaginación y de suspensión de la incredulidad no hacen daño a nadie.

Esta película ya me gustó cuando era niño, pero cuando vuelvo a verla como adulto, me doy cuenta de infinidad de detalles que antes no pude identificar, pero que hacen este clásico todavía mejor: secuencias y planos extremadamente bien construidos y puestos en conjunto, un reflejo de la magnífica dirección de Steven Spielberg.

Pero lo que hace de esta una obra maestra es el tono y la temática. Al igual que el libro que adapta (escrito por Michael Crichton), Parque Jurásico describe la teoría del caos, según la cual pequeños eventos aparentemente irrelevantes dan lugar a resultados inesperados y de gran calibre. Lo hace mediante un cambio de tono magistralmente ejecutado: al principio de la cinta los personajes se ven maravillados por la vuelta a la vida de los dinosaurios, para después ser testigos de todas las inesperadas y desagradables consecuencias que esto conlleva.

Esto, añadido a una animación por ordenador y otros efectos especiales que fueron revolucionarios en su época debido a su calidad, una banda sonora atrapante y personajes con arcos argumentales muy bien desarrollados, hacen de esta una obra de arte que ningún forofo del cine se puede perder.

5. Los caballeros de la mesa cuadrada (1975)

A mi juicio, una comedia perfecta que consiste en una sucesión continua de escenas de humor surrealista al mas puro estilo inglés, los cuales se construyen bajo premisas tan absurdas que a uno no le queda más remedio que disfrutar de ellas a más no poder. Los genios de Monty Python demostraron que no se necesita un gran presupuesto para crear una maravilla de este calibre.

4. El Rey León (1994)

Es al mismo tiempo mi película animada favorita y , en mi opinión, la mejor película de Disney. Una animación deslumbrante que irradia grandeza y majestuosidad en todo momento, un tono que combina comedia y drama con una naturalidad pasmosa, una banda sonora inigualable y, sobre todo, una moraleja extremadamente profunda que presenta con un aire solemne y casi místico: afronta tu pasado en vez de huir de él y cumple con tus responsabilidades y con tu papel en el gran esquema de las cosas.

3. El Caballero Oscuro (2008)

Más allá de sus fabulosos efectos visuales y sobrecogedoras escenas de acción, este clásico del género de superhéroes se gana una posición tan alta en el ranking por su complejidad filosófica, estructurada en tres visiones contrapuestas simbolizadas cada una por un personaje: la rectitud ética y el sentido de la justicia de Bruce Wayne/Batman, imperfecto al principio pero consolidado al final gracias a su genial arco de personaje; el nihilismo destructivo y sin valores del Jocker, tan brillantemente desarrollado que en ciertos instantes del film incluso te planteas si puede tener algo de razón pese a tratarse del villano; y un Harvey Dent que, atormentado por el sufrimiento que le ha causado su compromiso con el bien y manipulado por el Jocker, concluye que la justicia no existe y lo que determina el mundo es el puro azar.

2. El Padrino (1972)

Más allá de su fantástica ambientación, su crítica a la ilusoria dicotomía entre negocios y motivos personales, y un montaje escenográfico que aprovecha al máximo el rico lenguaje del cine para presentar personajes y situaciones, este icono del séptimo arte, dirigido por Francis Ford Coppola, logra la medalla de plata por cómo presenta el mundo de la mafia, destacando cómo sus miembros tratan de maquillar sus actividades criminales con un falso cariz empresarial y dotarlas de una moralidad postiza.

Pero, a mi juicio, lo que más lo hace brillar es el magistral arco de personaje experimentado por el protagonista, Michael Corleone, y cómo los acontecimientos de su vida y sus decisiones explican (aunque de ningún modo justifican) la senda que toma y el tipo de persona en que se acaba transformando. Esto se ve en un clímax ejecutado a la perfección y un final tan impactante que no te dejará indiferente.

1. El Señor de los Anillos (2001-2003)

Quizás consideréis trampa analizar una trilogía como una sola película, pero pienso que aquí hay que hacerlo. El Señor de los Anillos no debe interpretarse como una saga dividida en varios capítulos, sino una obra unitaria que, siendo honesto, para mí significa más que todas las demás películas que he visto combinadas.

Esta obra, adaptación del universo creado por el padre de la literatura de fantasía, J.R.R. Tolkien, es en mi opinión la cima insuperable del formato cinematográfico, ya que aprovecha sus más de nueve horas de metraje con su máximo potencial y en todos los apartados imaginables. La dirección de Peter Jackson, que otorga máxima expresividad a cada escena; un guion perfectamente estructurado y que desarrolla con todo detalle y de manera excepcional a los personajes, incluso los secundarios; una producción y efectos visuales asombrosamente cuidados, que ambientan y hacen rebosar de vida al mundo de Tolkien; y, como colofón, la banda sonora compuesta por Howard Shore, que acompaña de forma magistral a la historia en todo momento.


Aquí concluye el ranking personal de mis 10 películas favoritas. ¿Qué te ha parecido? ¿Estás de acuerdo o en desacuerdo con alguna de las posiciones? ¿Cuáles son tus films preferidos y por qué? ¡Estaremos encantados de leer tu opinión en Todo Acción!